Consejos para la prevención del pie de atleta

Las medidas preventivas en frente al pie de atleta son sencillas y fáciles de seguir.

Ten en cuenta los siguientes consejos y pónselo difícil a los hongos.

Precaución al caminar descalzo

Caminar descalzo es saludable, pero no en todos los sitios. En piscinas, duchas y vestuarios públicos, los pies desnudos pisan la zona donde los hongos pueden estar presentes, y el riesgo de un contagio aumenta considerablemente. Por eso, ponte siempre como protección chanclas en este tipo de espacios húmedos, pero también para caminar sobre la moqueta de habitaciones de hotel.

Cambiar a menudo de zapatos

Inspecciona minuciosamente sobre todo las zapatillas de deporte y deshazte a tiempo de las que estén muy usadas, antes de que se conviertan en un terreno favorable para los gérmenes. Las zapatillas deportivas deberían usarse únicamente para hacer deporte y no llevarlas durante todo el día. Deja sin usar 24 horas como mínimo, si es posible, los zapatos que hayas llevado un día entero, para que puedan airearse y secarse.

Usar productos que controlen la humedad y el exceso de sudor

Hay productos de uso diario que se usan como spray o polvos que regulan el exceso de sudor, evitan malos olores y la proliferación de hongos. El desodorante de pies de Bayer mantiene el pie seco, para así evitar que pueda aparecer el pie de atleta.

Airear bien los pies

Al elegir el calzado, asegúrate de que te quede bien, de que no comprima tus pies ni los roce. Un calzado que transpire y medias o calcetines de material natural o transpirable dificultan el desarrollo de los hongos patógenos, que se sienten mucho mejor en un entorno herméticamente cerrado, húmedo y cálido.

Garantizar una buena circulación

Unos pies calientes con buena circulación son menos propensos a sufrir pie de atleta. Mejora tu circulación, por ejemplo, con baños de pies alternando agua fría y caliente y muévete suficientemente.

Cuidar los pies concienzuda y suavemente

Cuida tus pies con esmero, pero también con suavidad para evitar lesiones que podrían convertirse en la puerta de entrada de gérmenes nocivos. Seca bien la piel tras lavarte, prestando especial atención a la zona interdigital, que es la primera que atacan los hongos. El examen minucioso de la piel en la zona de los dedos, pero también en las plantas de los pies, ayuda además a detectar a tiempo los patógenos y a contratacar inmediatamente.

Uso higiénico de la ropa

Cámbiate de calcetines y medias cada día y utiliza para secarte los pies tu propia toalla, que deberás lavar inmediatamente cada vez que la uses. No intercambies calzado ni toallas con otros miembros de tu hogar y elige la temperatura más alta posible para lavar la ropa. Recurre a un detergente desinfectante para combatir los patógenos que sobreviven en los tejidos, sobre todo si las fibras sensibles no se pueden lavar con agua caliente.

Controlar bien los valores de glucosa en sangre, en caso de diabetes

El riesgo de que la salud de los pies se perturbe aumenta cuando se sufre diabetes no controlada. Unos valores de azúcar bien controlados y el cuidado de los pies por un especialista pueden prevenir la aparición del pie de atleta.

Subir arriba
Lea las instrucciones de este medicamento y consulte a su farmacéutico
Anefp xxx/2019