¿Pie de atleta o no? Estas dermopatías tienen síntomas parecidos

Los principales síntomas del pie de atleta son: picor, enrojecimiento (eritema), grietas entre los dedos, descamación pudiendo llegar a inflamación o pústulas. Únicamente aparece en los pies. Suele empezar entre los dedos, pero también se puede extender a la planta y los laterales de los pies. Sin embargo, es recomendable echar un segundo vistazo crítico antes de comenzar con el tratamiento, porque lo que a primera vista parece pie de atleta en ocasiones puede no serlo. Las siguientes enfermedades y anomalías de la piel pueden confundirse fácilmente con el pie de atleta:

Picaduras de insectos – pequeñas hinchazones con picor persistente

A veces, la causa de picor en el pie o entre los dedos de los pies son picaduras de pulgas o de mosquitos. Los puntos afectados presentan un enrojecimiento y en algunas circunstancias pueden estar calientes. Además, la zona alrededor de la picadura suele estar hinchada. Sobre todo, las picaduras de pulga son muy pequeñas y pican muchísimo. Suelen aparecen en grupos de dos, tres o más picaduras y pueden recordar en un primer momento al pie de atleta si se encuentran cerca de los dedos y entre ellos. Estas picaduras están generalmente bien delimitadas y son fáciles de identificar cuando se observan más detenidamente. Por el contrario, el picor del pie de atleta es difuso y en la mayoría de los casos se distribuye por una zona más grande.

Eczema – manchas rojas que pican o ampollas

También un eczema en los pies puede recordar al pie de atleta. Además de un fuerte picor, un eczema agudo va asociado en la mayoría de los casos a ampollas con costras y exudación. Dado que la zona de la piel afectada está inflamada aparece también enrojecida.
El eczema crónico es engañoso, ya que su aspecto es similar al del pie de atleta, con piel seca y descamada. A esto se añaden queratinizaciones, piel agrietada y también un fuerte picor.

Psoriasis y neurodermatitis – piel enrojecida con numerosas escamas

La psoriasis es una enfermedad autoinmune en la que la piel se renueva con más rapidez que la de las personas sanas. El resultado es una capa de piel descamada, que a menudo va acompañada de enrojecimientos e irritaciones de la piel como picor o escozor. Además, pueden producirse pequeñas hemorragias con forma de puntos en la piel.
La neurodermatitis se confunde a veces con el pie de atleta. En este caso se observan también partes de la piel agrietada y enrojecida que pican mucho y se descaman.

Infecciones bacterianas del pie – síntomas parecidos, patógenos diferentes

Las infecciones extremadamente infrecuentes de los pies por bacterias como estafilococos o estreptococos causan en la fase inicial síntomas muy parecidos a los del pie de atleta. A las zonas de la piel enrojecidas, con picor y dolor, se añaden en muchos casos una capa de la piel descamada o ampollas con costra. En el estadio avanzado pueden presentarse fiebre y escalofríos, así como una coloración amarillenta purulenta de las ampollas.

En caso de duda acudir al especialista

Si no está seguro de si padece pie de atleta, lo mejor es que consulte a un dermatólogo, que examinará con el microscopio una muestra de piel tomada previamente y además, podrá hacer un cultivo de patógenos. Esto le permitirá determinar de manera fiable qué patógenos están involucrados en la infección y cuál es la mejor manera de eliminarlos.

¿Pies secos o pie de atleta? Consejos para diferenciarlos

A menudo se produce una confusión entre pies secos y pie de atleta. Puesto que las dos enfermedades presentan síntomas parecidos, debes estar especialmente atento a la piel seca entre los dedos, en los talones o en otros puntos de los pies. Estas alteraciones de la piel también pueden estar causadas por el pie de atleta.


Piel agrietada y frágil

Los pies secos son un problema muy extendido, presentan grietas finas de la piel, sobre todo en el talón y en los bordes de los pies. Son antiestéticos y provocan un picor desagradable o tirantez. Si estas molestias se deben únicamente a una falta de hidratación de la piel, mejorarán con la aplicación regular de crema y los pies recuperarán su suavidad y flexibilidad. En el caso del pie de atleta la aplicación de crema hidratante no ayudará en gran medida. Sobre todo, si notas estos otros síntomas, es muy probable que padezcas esta dermopatía:

  • Desprendimiento de grandes escamas de piel.
  • Escozor intenso acompañado de un fuerte picor en dedos y pies.
  • Formación de ampollas.
  • Olor desagradable de los pies.

Nota: Consulte al médico o farmacéutico si no está seguro si tiene pies secos o pie de atleta.

¿Qué es realmente el pie de atleta?


Muchas personas padecen pie de atleta, conocido también como tinea pedis. Los patógenos dermatofitos y levaduras son los causantes de esta dermopatía, que puede pasar de la piel a las uñas de los pies. Los dermatofitos se reproducen especialmente bien en entornos cálidos y húmedos, por lo que aparecen con frecuencia en piscinas, duchas y vestuarios, así como en saunas. El pie de atleta es una enfermedad contagiosa. Compartir toallas y otras prendas puede hacer que la patología se transmita a otras personas. El pie de atleta suele aparecer junto con infecciones bacterianas.

Es probable que sufras pie de atleta, ¡pero no te alarmes!


El pie de atleta es una enfermedad infecciosa muy extendida: alrededor del 70%1 de hombres y mujeres lo padecen al menos una vez en su vida. Sin embargo, existen medicamentos adecuados para el tratamiento del pie de atleta. Puedes comprar sin receta en la farmacia física o farmacia online productos eficaces contra el pie de atleta y realizar el tratamiento en casa. Los medicamentos antimicóticos de uso tópico te ayudarán de forma fiable a mantener controlada fácilmente la enfermedad.

1 Referencia: Ilkit M, Durdu M. Tinea pedis: the etiology and global epidemiology of a common fungal infection. Crit Rev Microbiol. 2015;41(3):374-88.


Image
Image