Preguntas frecuentes
Información importante para el tratamiento y la prevención del pie de atleta

Hoy día, las personas afectadas por pie de atleta pueden tratarla fácil y rápidamente. En la farmacia encontrarás para este fin medicamentos sin receta muy eficaces. Tras haber concluido con éxito el tratamiento para el pie de atleta, el cumplimiento de unas sencillas reglas impedirá que vuelva a infectarse.

Actualmente, se pueden adquirir en la farmacia medicamentos sin receta eficaces para tratar el pie de atleta. Además, se puede prevenir fácilmente siguiendo al pie de la letra algunas medidas de precaución.

¿Cómo puedo tratar el pie de atleta?

El pie de atleta es una enfermedad muy frecuente. Con un medicamento (tópico) que se aplica directamente sobre la piel y que tiene un efecto antimicótico (antifúngico), tratarás fácilmente esta patología. En la farmacia encontrarás distintos preparados para tratar con eficacia el pie de atleta.

¿El pie de atleta se irá sola si no le hago caso?

La respuesta a la pregunta de si el pie de atleta desaparece sola es muy clara: no. El pie de atleta es una infección por hongos que requiere el tratamiento con un principio activo antimicótico. Cuanto antes empieces a tratar el pie de atleta antes desaparecerá y evitarás que se extienda la infección.

¿Cuánto dura el tratamiento del pie de atleta?

Generalmente, un tratamiento tópico del pie de atleta con un medicamento antimicótico debe seguirse entre 3 y 4 semanas. Es necesario que sigas las indicaciones del prospecto y sigue las recomendaciones que se dan allí sobre la duración del tratamiento, incluso en el caso de que los síntomas desaparezcan en pocos días. Es importante finalizar el tratamiento para asegurar la erradicación del hongo. Pero si las molestias no mejoran o incluso empeoran tras 7 días, visita a tu médico.

¿Puedo seguir entrenando si tengo pie de atleta?

Un pie de atleta no es razón para abandonar el entrenamiento. Sin embargo, deberías dejar de nadar, porque así ayudarás a reducir el peligro de transmisión. Para entrenar lo mejor es que lleves calcetines de algodón. Por precaución, lleva únicamente chanclas en los vestuarios. Lávate los pies y sécatelos concienzudamente tras practicar deporte. No compartas la toalla y úsala únicamente para los pies. Lava los calcetines en la lavadora a altas temperaturas. Después de usarlas, deja que las zapatillas de deporte se sequen bien y desinféctalas. Puedes utilizar un polvo desodorante o spray para eliminar el exceso de humedad.

¿Cómo puedo prevenir el pie de atleta?

El cumplimiento de algunas sencillas reglas te permitirá reducir en gran medida el riesgo de volver a sufrir pie de atleta. Para prevenir el pie de atleta es imprescindible que mantengas tus pies siempre limpios y secos. Esto es especialmente relevante si has estado antes en un vestuario público, una piscina o una ducha compartida, además utiliza chanclas en los lugares públicos. No compartas las toallas. Usa calcetines y calzado de materiales transpirables.

¿Cómo actúa exactamente el bifonazol?

El bifonazol es un principio activo que forma parte de varias cremas y sprays de aplicación tópica (externa) para el tratamiento del pie de atleta. Estos medicamentos se pueden adquirir sin receta en la farmacia. Los medicamentos con bifonazol para el pie de atleta, se caracterizan por su amplia acción antimicótica, actúa frente a los principales patógenos del pie de atleta, los hongos y levaduras que pueden estar presentes. Los preparados con bifonazol alivian además las desagradables molestias asociadas al pie de atleta, el ardor y el picor remiten sensiblemente en la mayoría de los casos en cuestión de días.

¿Cómo puedo proteger a mi pareja y a otros miembros de mi familia del contagio del pie de atleta?

El pie de atleta es muy contagiosa, por lo que, como afectado por la enfermedad, tu responsabilidad es grande: respeta las normas de higiene para garantizar que tu enfermedad no se transmita a otras personas. No camines en ningún caso descalzo, ni siquiera en el cuarto de baño. De lo contrario, existe el peligro de que contamines los suelos y se contagien otras personas. Por precaución, deberías llevar calcetines de algodón en la cama. Así evitarás que tu pareja se contagie. Utiliza solo tus toallas y lávalas después de cada uso, no las compartas. No hace falta decir que no debes compartir tu ropa y tus zapatos con otras personas.

¿Por qué es tan importante la higiene de las toallas cuando se sufre pie de atleta?

Las toallas son una peligrosa fuente de infección. Por eso, no deberías compartir en ningún caso tus toallas con nadie. Además, se recomienda utilizar una toalla exclusivamente para secar las zonas de la piel afectadas por el pie de atleta. De este modo, te asegurarás con gran probabilidad de que los patógenos no se transmitan a otras partes del cuerpo y la infección no se extienda.

Subir arriba
Lea las instrucciones de este medicamento y consulte a su farmacéutico
Anefp 442/2019