Prevención del sudor de pies

Unos buenos hábitos de vida vinculados a medidas higiénicas son el primer paso para prevenir el olor de pies que desencadena la sudoración. Al mismo tiempo, te contamos algunas medidas para ofrecer a tus pies el cuidado diario que se merecen y algunos consejos en la elección de un calzado adecuado.

Hay una serie de medidas de carácter general que deben ser recomendadas a cualquier persona que tenga problemas de sudoración excesiva. Puedes verlas en este apartado.

¿Te has parado a pensar alguna vez que soportar nuestro peso durante todo el día, en unas condiciones de ahogo, presión y humedad, es una tarea difícil y poco agradecida? Tus pies merecen un buen cuidado, de ellos depende que puedas caminar y ejercer toda tu actividad diaria con normalidad. Te damos algunos consejos para cuidar tus pies y tratarlos con cariño, y así ayudar a prevenir molestias, lesiones, infecciones superficiales –como pie de atleta– u otras complicaciones.

Lo has oído mil veces: debes cuidar los pies, ya que ellos aguantan todo el cuerpo. Son la vía de entrada de muchos patógenos externos y, aunque te parezca que son todoterreno, tus pies están expuestos a gérmenes, hongos y suciedad, y por tanto a las infecciones fúngicas. ¿Quieres saber más?

En los pies hay cerca de medio millón de glándulas que producen hasta la cantidad equivalente a una taza de sudor cada día. El sudor es la manera en la que el cuerpo regula la temperatura, y teniendo en cuenta que el pie suele estar encerrado en un zapato gran parte del día y que, además, soporta un gran peso y actividad, es importante que pueda transpirar bien. Te ayudamos con estos consejos de calzado para el mal olor de pies.

Subir arriba