¿Humedad en los pies? Prevén el mal olor

Lo has oído mil veces: debes cuidar los pies, ya que ellos aguantan todo el cuerpo. Son la vía de entrada de muchos patógenos externos y, aunque te parezca que son todoterreno, tus pies están expuestos a gérmenes, hongos y suciedad, y por tanto a las infecciones fúngicas.

Mantén una buena higiene de los pies. Lávalos con atención y, aún más importante, asegúrate que los secas bien con la toalla. Es aconsejable dejar los pies para el final; empieza secándote todo el cuerpo y cuando llegues a los pies, seca minuciosamente el espacio entre los dedos. Es allí donde los hongos pueden crecer con mayor facilidad.

Para reducir el mal olor de pies, debes aplicar un desodorante que además tenga efecto secante para eliminar la humedad y proporcionarles una sensación de frescor duradera. Ten en cuenta que el óxido de zinc elimina el exceso de humedad en la piel creando un medio adverso para la proliferación de microorganismos. Existen desodorantes para pies en formato tanto en polvo como en spray. Para una mayor protección también puedes aplicar el desodorante en el interior del calzado.

Recuerda, cuidar tus pies es el primer paso para mantener tu salud en buena forma.

Subir arriba